Todo sobre el sanitario

 

Renta de baños

Más allá de servir para tu aseo personal y para descargar lo que tu organismo ya no necesita ¿qué significa el cuarto de baño para ti? ¿cuántas veces has anhelado llegar a la regadera para darte un baño largo con agua caliente después de un fin de semana de aventura?

¿Sabías que puede convertir tu baño en un spa? Bueno, o por lo menos intentarlo y no es gastando todo tu Fructis para que huela a frutittas. Debes saber que no siempre es necesario salir de casa o ir a la renta de baños ni salir de casa para cuidar el cuerpo y la mente.

Puedes probar un ejercicio parecido al hidromasaje en la columna de la regadera, haz contrastes de temperatura de agua caliente y fría, son ideales para relajar la musculatura de todo tu cuerpo.

Por otro lado, para poder crear un ambiente relajado tipo spa debes evitar los colores brillantes y llamativos, puedes elegir revestimientos de materiales naturales y colores neutros. La piedra natural, como el mármol, la pizarra o el cemento pulido serían la mejor opción, asimismo, deberás combinar madera para ofrecer más calidez.

Si prefieres un revestimiento cerámico por su resistencia y facilidad de limpieza, en la actualidad existe una gran variedad de baldosas y azulejos que imitan estos materiales. Ya que si lo que quieres es conseguir una atmósfera más tropical atrévete a poner un papel pintado con algo de vegetación e integrar a la decoración algún elemento como el bambú.

Debes de tomar en cuenta que, para dar esa sensación de calidez, debes de disponer de iluminación tenue y lo ideal sería disfrutar de un amplio ventanal con luz natural, pero como no siempre es posible, puedes conseguirlo mediante luces directas.

Ya que estamos claros sobre el tipo de revestimientos que necesitamos, llega el momento de hablar de los complementos del baño. Los pequeños detalles que lo decores van a darle un toque especial y definitivo. Hazte con varios juegos de toallas de buen algodón en colores neutros. No hay nada mejor que envolverte en una sábana suave y esponjosa o albornoz después de un buen baño caliente.

Sería genial instalar un sistema de hidromasaje, ahí te vas los beneficios:

  • Favorece la circulación de la sangre.
  • Relaja y tonifica los músculos.
  • Reduce el estrés y favorece la conciliación del sueño.
  • Mejora en los dolores musculares.
  • Efectos antiinflamatorios para pacientes de enfermedades como artritis, artrosis, migraña, lumbalgia o reuma.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]