Tips para tu entrevista de trabajo

 

 

México incorpora anualmente un millón de nuevos empleados a su economía, pero sólo se tienen entre 400 y 500 mil puestos asalariados. Eso significa que el resto debe incorporarse a la económica informal o, hasta, emigrar, a Estados Unidos en especial.  Así lo refiere el estudio “El Empleo Sustentable de la migración.

Bajo ese panorama, un profesionista no puede dejar su próximo empleo a la “suerte”. Tener una buena presentación, casi Armani, un currículo redactado en forma impecable y la impresión de hojas membretadas de recomendación de tu último trabajo ayuda, pero no es suficiente. Ser candidato a una vacante implica evitar caer en ciertos errores y sacar provecho de una entrevista laboral para “venderse” como el mejor elemento.

Enseguida se presentan cinco aspectos que pueden ‘empañar’ el primer acercamiento con una empresa. Más allá de ver esta charla como un interrogatorio, es la oportunidad para intercambiar información con quien puede ser el próximo empleador.

  1. CV de oro. El currículo es una ‘foto’ de tu vida laboral, por tanto, necesita ser muy descriptivo, pero en pocas palabras. ¿Dónde hay que ser contundente? En las tareas que dominas y los resultados obtenidos (sin son numéricos mejor).

2. Cuestión de horario. Aunque pareciera inaudito, no se está exento de tener un contratiempo justo el día de la entrevista (después de haber planeado ese momento por semanas o días).

Evita a toda costa llegar a la reunión de trabajo demasiado temprano o tarde. En el primer caso, el entrevistador se sentirá presionado por tener que recibirte antes del tiempo previamente confirmado. Si tienes algún problema para llegar a la hora acordada llama, un mensaje desde el celular no aplica en estos casos.

Si te permiten escoger la hora, prefiere la mañana, según investigaciones ocho de cada 10 ejecutivos muestran una tendencia a organizar citas de reclutamiento y contratar temprano, no por la tarde, señala Dan Miller en el libro “48 días para amar su trabajo”

  1. Escuchar, lo primero. En los primeros instantes de la conversación, podría surgir la tentación de “adornar” la plática para que el reclutador se convenza de que eres una buena opción.

Evita a toda costa. Interrumpir a la persona por querer contestar. La entrevista debe desarrollarse bajo un esquema pregunta y respuesta, muy cordial, pero sin contestar más allá de lo que se cuestione.

  1. Candidato ¡acosador! Al terminar la entrevista, puedes preguntar ¿cuál es el siguiente paso? Y si es posible llamarlos posteriormente. Esos minutos finales, aprovéchalos para hacer un resumen de tu experiencia y el por qué eres la persona ideal para ocupar el puesto.

5. Dinero, al último. El salario es uno de los puntos trascendentales, eso es innegable. Pero en términos de la primera impresión, las preguntas sobre ingresos, prestaciones y compensaciones extras están de más al inicio o desarrollo de la entrevista, a menos que el reclutador saque el tema en ese momento.

Evita a toda costa. Con seguridad, quien será el jefe o el encargado de Recursos Humanos te preguntará ¿qué pago deseas obtener? “El momento anhelado”, no pierdas ese espacio mostrando inexperiencia. Debes dominar cómo están tabulados tus servicios en el mercado laboral.

 

Con información del portal Expansion.mx

Facebook Comments