Tersiccus

¡Ten un día de flojera!

¡Hola, bebés que guardan su energía, para un evento importante! ¿Cómo están? Espero que mejor que bien. Bueno, antes de empezar, quiero agradecer a todos esos pares de ojos -ojitos preciosos- que leen lo que escribo regularmente, y también darle la bienvenida a todas esas personas que llegan por primera vez, le prometo que no se aburrirán, ni se arrepentirán.

 

Hay días en los que el cuerpo y mente te dicen: no más, detente, hay que descansar. Y no importa si tienes mil pendientes por hacer, cuando eso pasa debes detenerte, sí o sí, porque de no hacerlo podría traer consecuencias graves en contra de tu salud. Puede que te preocupes, por tener un día totalmente inútil pero no debe ser necesariamente así, ya que existen servicios como tintoreria a domicilio.

 

Así que, como yo soy una experta en días de flojera y descanso eterno, te traigo los mejores consejos para sobrevivir sin que al día siguiente te arrepientas por pasar todo el día en pijama, viendo Netflix.

 

  1. Para empezar, debes hacerte a la idea de que te mereces este día de descanso, no tiene sentido que te tomes el día, si todo el tiempo vas a estar presionado por sentirte flojo. No lo vas a hacer siempre, sólo es un pequeño descanso.
  2. Piensa en tu actividad favorita, para flojear un rato; puede que te guste estar acostado con la vista en la nada, o ver películas, o hacer papiroflexia. Escoge lo que mejor te va y planea tu día en torno a esa actividad. Tampoco lo debes pensar mucho, sólo déjate llevar.
  3. Para comer, recurre a la comida a domicilio. Actualmente, existen muchos servicios de este tipo, así que sólo escoge tus alimentos, pídelos y listo. Sí, será un gasto, pero te repito te lo mereces y sólo es un día.
  4. Si necesitas lavar ropa o alguna actividad así, y quieres aprovechar que no tienes planeado hacer algo, pide un servicio a domicilio, como el de la lavandería Tersiccus. Recuerda que la idea es que descanses, no que reemplaces una actividad con otra.
  5. Conviértete en vagabundo, ponte tu ropa más cómoda o no te quites tu pijama. Debes estar de lo más cómodo, para que de verdad descanses.

 

Si la nota te pareció interesante y te es de utilidad, regálame un dedito arriba y compártela en tus redes sociales. También, si tienen alguna duda, opinión, consejo o lo que sea, pasa a la caja de comentarios y escríbeme.

 

¡Hasta la próxima!

Facebook Comments