velador doméstico

Oficios destacados; el velador

Velador doméstico

El oficio de velador tiene alrededor de tres siglos de existencia en México, apenas en el siglo pasado de le conocía como sereno y sus funciones iban más allá de la vigilancia pues también debía de cuidar el rudimentario alumbrado público hasta la llegada de electricidad.

Ancestralmente, el velador doméstico ha sido visto como una especie de figura de resistencia y respeto pues su vida nocturna lo ha convertido en superviviente de los peligros que la noche ofrece al amparo de la obscuridad a quienes osan desafiarla.

Existen trabajos físicamente sencillos pero intelectualmente complicados. Lo mismo existen trabajos que requieren de mucho esfuerzo físico pero que necesitan tan sólo la concentración necesaria como para no tener un accidente. Pero hay otro tipo de trabajos que están más allá de lo físico o de lo intelectual: ese es el trabajo de velador. Al velador se le ha bautizado con muchos nombres, o hay otros oficios que implican o engullen al del velador: el conserje, el portero, el guardia o el “poli”.

Es preferible la palabra velador a cualquier otro mote, antes que nada, por la singularidad que entraña “velar” por los demás, en cuanto a la vigilancia y en cuanto a que es un oficio que se practica de noche, cuando velar es preciso. Es un oficio nocturno, esencialmente cubierto por el manto de la noche.

Se han abierto diversas discusiones sobre la necesidad que tienen de poseer armas de fuego para desempeñar su oficio, pues no deben confundirse con guardias de seguridad pertenecientes a una categoría más protegida. Asimismo, el portar chalecos antibalas y armas de grueso calibre, el vendedor mexicano ordinario sólo cuenta con un bastón y a veces gas pimienta.

Las edades de los veladores varían considerablemente, pues es uno de los trabajos con mayor apertura de edad, por la ciudad se encuentran vigilantes desde los 21 hasta de más de 60 años.

En un anuncio clasificado, una empresa privada solicitaba veladores cuyo rango de edad oscilara entre los 23 y 50 años, se pedía escolaridad mínima de secundaria y ofrecía seguro y uniforme sin costo, además de prometer una paga de 6 mil pesos mensuales.

En Tamaulipas (y en muchas partes del país), las características de la oferta de trabajo denotan grandes rasgos de las principales preocupaciones del gremio de los vigilantes. El Sindicato de Veladores representó un gran problema para este gremio pues además de condicionar las plazas laborales en centros comerciales e instituciones.

El problema radicaba en que les cobraban una cuota abusiva en injustificada, por lo que 400 veladores decidieron abandonar el sindicato y formar una asociación civil llamada Asociación de Guardias y Vigilantes de Nuevo Laredo.

La inseguridad, el talón de los veladores

“El velador vigilaba a los mulos durante la noche. Ocupaba un puesto modesto en la larga jerarquía de oficios agrícolas, sin duda por lo sacrificado de sus circunstancias. No carecía, sin embargo, de gran responsabilidad por el elevado valor de las yuntas, capaces de procurar un sobrado sustento a las familias labradoras. Comenzaba su labor por la tarde, al dar de mano los gañanes”. Ir a más de Manuel Halcón.

En algunas localidades del país, los veladores están tendiendo a desaparecer. Los principales motivos son la inseguridad que por ser un trabajo solitario así como el de chofer doméstico, las expone a graves riesgos y los vecinos cada vez le toman menos importancia a su labor, aunado a que el salario es demasiado bajo.

Un motivo adicional además de los que ya hemos mencionado, es que los sindicatos de veladores se quejan de la competencia que les hacen los veladores que ellos llaman piratas. Ello, por no estar agremiados por lo que sería un riesgo contratar a estas personas pues no tienen las suficientes referencias como las que podrían tener los sindicalizados.

Tomando en cuenta un factor por el que los veladores se están “extinguiendo” es la inseguridad, pues el vigilante nocturno está expuesto a una serie de riesgos, un estudio señala los principales que a continuación se mencionan:

  • Disparos accidentales
  • Agresiones
  • Accidentes causados por perros
  • Exposición a radiaciones
  • Caídas al mismo nivel
  • Caídas a distinto nivel
  • Golpes y choques contra objetos y elementos inmóviles
  • Atrapamientos por y entre objetos
  • Atropellos y golpes con vehículos
  • Ruido
  • Riesgos eléctricos
  • Incendio/Explosión
  • Ergonómicos
  • Acoso moral
  • Psicosociales

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 1 Average: 5]