Los puntales según su uso

 

Los puntales de construccion son herramientas de uso vertical, que se emplean para sostener de forma temporal una carga muerta mientras se repara o se crea una estructura construida con Cemento Cruz Azul. Dependiendo del uso, existen muchos tipos, en esta ocasión, te explicamos qué tipos de puntales hay según su uso:

¿Cuántos tipos de puntales hay según su uso?

Bricolaje: existen puntales telescópicos que nos pueden ayudar cuando realicemos tareas domésticas, ya que no soportan grandes cargas. Por ejemplo, a la hora de reparar un mueble grande, para reforzar una estantería o para crear una columna falsa en el interior de un vehículo.

Su uso, junto con otros elementos como las pinzas y sargentos, es muy variado. Las zapatas que tienen en los extremos son antideslizantes y están articuladas, son ligeros y de fácil manejo.

Construcción: para uso profesional existen otro tipo de puntales. Si lo quieres es construir una casa, necesitarás usar unos cuantos. Los puntales de obra se usan junto con las maderas de encofrado, para sostener los techos mientras fragua el hormigón.

Colocar placas de escayola: también de tipo profesional, existen otro tipo de puntales específicos del oficio del escayolista. La diferencia con el puntal de obra es que su uso se complementa con reglas de escayolista.

Son más ligeros que los puntales de obra y vienen con un muelle-resorte para que los cambios sean más rápidos. Esto es debido a que la escayola seca mucho más rápido que el hormigón. Este tipo de puntales de usan cuando construimos un techo de escayola fijo.

Son más ligeros que los puntales de obra y vienen con un muelle-resorte para que los cambios sean más rápidos. Esto es debido a que la escayola seca mucho más rápido que el hormigón. Este tipo de puntales de usan cuando construimos un techo de escayola fijo.

Recuerda que los apoyos, que originalmente actuaban sobre una determinada construcción, pueden alterar sus condiciones originales de estabilidad. Para contener los efectos que podrían causar estos desequilibrios en las estructuras, muchas veces es necesario apelar a los apuntalamientos.

Ten presente que esta tarea no corrige la perturbación, sólo proporciona tiempo para que pueda estudiarse cuidadosamente la mejor forma de restablecer el equilibrio en forma definitiva.

Cualquiera sea la circunstancia que se presente, el apuntalamiento deberá reunir todas las características de una obra resistente, para que pueda reemplazar con suficiencia la parte afectada del edificio, y, una vez reparada la obra lesionada, se desmonte con facilidad.

Con frecuencia, se presentan situaciones de riesgo por una inminente inestabilidad de la construcción. En estos casos, se privilegia la rapidez de ejecución por sobre toda otra consideración. Ello lleva a evitar trabajos que, aun atendiendo a las reglas del arte, puedan causar demoras (abulonamientos, cortes, perforaciones, etc.).

 

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]