Nistal-tu-casa-inteligente

¡Lo que los fotógrafos de eventos nunca dicen!

Cuando estaba estudiando la universidad necesitaba conseguir un trabajo urgente y quería algo que me diera la experiencia necesaria en algo que me encanta, así que decidí entrar en el mundo de los fotógrafos de boda.

Aunque el campo está muy subestimado, en realidad hay toda una planificación detrás y un montón de gente involucrada. Decidí comenzar enviando mi currículum a las personas que conocía y que podían ayudarme; finalmente el primer trabajo llegó y me sentía contenta por comenzar a trabajar, sin mencionar que los nervios estaban por terminar conmigo.

Quería que las fotos salieran perfectas, aún antes de la edición, lo que además me ahorraría trabajo después del evento en cuestión. En el mundo de la fotografía, ser parte del equipo de los fotografia y video para eventos es todo un show, resulta que muchos te ven como el eslabón débil de la cadena alimenticia, cuando en realidad implica mucho esfuerzo y agilidad.

Platicando con un amigo –que ya tenía sus años trabajando en el medio- me dio muchos consejos, pero el mejor fue que “me olvidara del glamour y llevara unos buenos zapatos”; así fue, tomé el mejor par (el menos feo) y salí rumbo a lo que sería mi primer evento.

No sabía que esperar, estaba parada afuera de la iglesia con todo mi equipo esperando la llegada de los novios; de la nada comenzaron a llegar personas muy bien vestidas, trataba de identificar a la típica tía que no le gustan las fotos, a la que sí y a las amigas para comenzar a hacer planes en mente. Quería fotos divertidas e inesperadas, así que trataba de no interrumpir mucho.

Durante la ceremonia religiosa, creo que a muchos fotógrafos de boda les pasa según mi sondeo (de dos amigos), que el padre los ve feo o regaña por cruzarse o usar flash. Frente a mí, encontré que había un pequeño letrero cuya leyenda decía “prohibido paso a fotógrafos”, primer error.

Una vez que terminó hay que salir corriendo para ser los primeros en llegar al salón y tomar fotos de la decoración y el resto –todo sale bien si el tráfico está de tu lado-. Una vez ahí todo el mundo quiere fotos y, era obvio, fotografía instantánea pues quieren ver cómo salen.

Tras correr tras los novios, los papás, padrinos, amigas, damas, tías, tíos y niños pequeños para tomar la fotografía del recuerdo lo único que esperas en que llegue la hora de la comida para poder tomar fuerzas, pero si nadie te lo ofrece… segundo error.

Probablemente estés pensando que el trabajo es malo y tedioso… Ok, tal vez sí, pero vale la pena; he aprendido mucho y me ha dado muchas satisfacciones. Si se aproxima un evento importante, asegúrate de tener a los mejores fotógrafos de bodas, pues son un recuerdo que quedará para siempre. Kodak no sólo imprime imágenes bonitas, las hacen los fotógrafos.

Si te gustó este POST no olvides darle LIKE y compartirlo con todos tus amigos en Facebook. Si tienes dudas o sugerencias, deja todo en la barra de comentarios y te contestaré a la brevedad.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]