Las medidas de seguridad son necesarias

 

Los sistemas contra incendios permiten alertar frente a incidentes que podrían originar un incendio o explosión. El objetivo de los sistemas detectores es la provisión del aviso temprano de un principio de incendio, lo único que cambiaría es la marca. Las más conocidas son Notifier, Bosh, Apollo o System Sensor, entre otras.

Comúnmente se componen de los siguientes elementos:

  • Iniciadores de alarmas como detectores de humo, detectores de temperatura, detectores de gases, detectores de llama, pulsadores de aviso manual, etc;
  • Panel de control con capacidad de notificación remota y registro de alarmas
  • Elementos de sonorización y/o aviso visual como sirenas, parlantes y luces estroboscópicas

Las principales funciones de este tipo de sistemas son:

  • Evitar la propagación del fuego y efectos de los gases tóxicos
  • Salvaguardar la vida de las personas asegurando su evacuación
  • Facilitar el acceso y labores de extinción del personal de bomberos
  • Proteger la estructura del proyecto o edificación
  • Conseguir que las actividades del edificio puedan reanudarse lo antes posible

Se pueden tomar dos tipos de medidas de protección fundamentales contra incendios:

Protección Activa: Incluye aquellas actuaciones que implican una acción directa en la utilización de instalaciones y medios para la protección y lucha contra los incendios. Por ejemplo: La evacuación, sistemas fijos, utilización de extintores, etc.

Protección Pasiva: Son las medidas que deben su eficacia a estar permanentemente presentes sin implicar ninguna acción directa sobre el fuego; sin embargo, pueden prevenir la propagación del fuego, humo y gases tóxicos a través de sellos cortafuego, impedir la propagación del incendio a otras áreas (compartimentación cortafuego), proteger ductos e instalaciones eléctricas (los cuales constituyen puntos de propagación de humo y fuego).

Asimismo, evitar la pérdida de estabilidad de la estructura (protección estructural), entre otras cosas. De esta manera, facilita la evacuación de los usuarios presentes en caso de incendio y retarda la acción del fuego para que éste no se extienda muy deprisa o invada otras áreas. Este tipo de protección es quizás la más importante en la lucha contra el fuego.

 

Facebook Comments