Industria = contaminación

Desde siempre hemos sabido de la contaminación que puede generar una tintoreria a domicilio, lavanderías 24 horas, empresas, en fin, el sector industria. Lo sabemos, pero sólo hasta que se notan las afectaciones es cuando se pretende hacer algo y la prevención no es tema de discusión.

Tal es el caso de la región de San Martín Texmelucan y Huejotzingo, el diario El Sol de Puebla informó que los productores locales temen por la contaminación de las áreas de cultivo, a consecuencia de las 498 hectáreas que ocupan estas fábricas y lavanderías pues provocan la pérdida del agua potable.

El río Atoyac, situado en las cercanías, es el tercero más contaminado en el país con 25 sustancias nocivas. En la capital de Puebla, son 6 mil 500 unidades económicas las que vierten descargas en este río. Asimismo, autoridades en materia de Protección Civil aseguran que a menudo localizan escombro dentro de las barrancas, de los ríos y de los vasos reguladores.

Asimismo, en Santa Ana Xalmimilulco empieza a sufrir los estragos del desarrollo industrial, pues lejos de crear riqueza o trabajo, hoy los habitantes hablan de lo negativo, de la contaminación que empieza a afectar su salud.

Todo ello por la instalación de empresas multinacionales e incluso las familiares, como las lavanderías y queserías que carecen de una planta de saneamiento de sus aguas residuales lo que está provocando que se contaminen los mantos freáticos.

Diversas universidades han realizado estudios al suelo como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) u organizaciones como Fray Julián Garcés, o las recientes que han denunciado la contaminación del río Atoyac.

Los reportes confirman que la contaminación ha sido provocada por la industria, en el caso específico, por la instalación de los corredores industriales y la instalación de lavanderías dentro del territorio de Santa Ana Xalmimilulco, así como la novedosa descarga de materiales de construcción.

Lo anterior marca la preocupación de campesinos, quienes consumen el agua extraída del subsuelo, el cual ya está presentando altos índices de sustancias contaminantes, que incluso pueden provocar cáncer, según ha quedado plasmado por las investigaciones de las universidades.

Ante los hechos, autoridades aprobaron el plan rector para sanear el afluente con el objetivo de que en trece años vuelva a tener vida acuática.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]