El cuidado de la casa

Mantener la casa limpia es una responsabilidad que ya nadie se quiere aventar. Porque, sinceramente, quién disfruta de restregar la mugre del piso, o tallar los platos bajo un chorro de agua hirviendo, o estar al pendiente de cacerolas que se acabarán en cuestión de minutos. Y todos los días repetir lo mismo, una y otra vez.

El lavado de alfombras se vuelve un reto para muchas familias, o en las oficinas en las que aún están. Puesto que éstas atrapan olores, polvo y suciedad con mucha facilidad. No obstante, se seguirán usando por la elegancia y el confort que otorgan.

Aunque en realidad, tampoco hace mucha diferencia. Una casa es un mantenimiento en general, con alfombra o sin ella, ya que se debe revisar la limpieza de muebles, de platos, de cuartos, de ropa. Es muchísima responsabilidad, que involucra tiempo y trabajo.

Se continúa luchando para que no sean sólo las mujeres las que se tengan que encargar de estas pesadas labores, que terminan siendo peor que grilletes de esclavitud. Ya se intenta promover que la cooperación de la casa no tiene nada que ver con el género. Un concepto tan sencillo, y que les ha costado miles y miles de años procesar a la sociedad. La mujer y la cocina no son sinónimo, por el amor de dios.

Y sigue siendo una lucha, es lo triste. En serio, las madres son las que siguen siendo responsables de cuidar a los hijos, de trabajar, de lavar, y de cocinar. Pero ya hay empresas que ayudan a la limpieza de algunos objetos o elementos del hogar, o ya está aceptado que puedan ayudarte personas externas al cuidado de tu casa.

Sí, no todo tiene que caer en una persona. Sea mujer u hombre, es una responsabilidad que a todos les concierne. No podemos seguir cayendo en estereotipos, ni en roles de géneros que solamente ayudan a la segregación y al retroceso como sociedad.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]