DIY ¿Te animas a hacerlo tú mismo?

Los ingredientes: tarimas o llantas, herramienta, telas económicas, tu creatividad, ingenio y un quizás un poco de ayuda. Eso es lo necesario para formar parte de la tendencia DIY (Do It Yourself) un movimiento que ha cautivado a miles de personas alrededor del mundo ¿Sabes de que se trata?

Seguramente has visto cientos de mini videos de Instagram y Facebook que en realidad son tutoriales para mostrar a la gente como hacer un determinado objeto con materiales reciclados que no le piden nada a los artículos decorativos que podrías encontrar en cualquier tienda departamental. Este tipo de imágenes se han hecho tan populares y se han viralizado gracias a la moda de “hacerlo tu mismo”.

Desde 2011, debido en parte a la reciente crisis económica que se había sufrido y un anterior movimiento conocido como “makers”, la idea de ser ser capaces de crear cualquier tipo de accesorio, objeto decorativo o artefacto útil a parte del reciclaje y el rearmado de ciertas cosas surgió como una alternativa mucho más rentable e iba muy de la mano con la idea de las tres R: reducir, reciclar, y reusar”.

La idea esencial del DIY es el desarrollo de varias habilidades para obtener un producto final: creatividad, perseverancia, resolución de problemas, pensamiento lateral, trabajo en equipo son al menos algunas de las acciones que impulsan este tipo de actividades.

La actividad comenzó en pequeñas áreas, como la reparación de muebles y su armado a partir de diferentes materiales, sin embargo, con el tiempo ha sido capaz de penetrar en diversas áreas e industrias: Moda, tecnología, decoraciones y muebles son algunos de los que se han visto bombardeados por esta tendencia. Incluso, se ha llegado a combinar con otras para darle paso a diferentes ideas, como los videos para hacer recetas como profesionales, esto es un poco de foddie con DIY.  Pero ¿Porqué esta tendencia ha tenido tanto éxito?

En realidad, es gracias a tres factores:

El ser humano tiene esa inquietud por adquirir conocimientos y aprender a hacer las cosas, es una forma de plantearse metas y desarrollar todo tipo de habilidades.

  • Nos sentimos capaces de cualquier cosas

La sensación que deja saber hacer las cosas es algo que no solo nos hace sentir mejor respecto a la imagen mental que tenemos de nosotros mismo, sino que nos impulsa a seguir tratando cosas.

  • Nos encanta ahorrar:

La tendencia se ha apoyado de la corriente anti-consumismo para alejar a las personas de estar adquiriendo y adquiriendo artefactos sin la necesidad de usarlo. Si puedes hacer lo mismo pero mucho más barato ¿Quien diría no?

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]