Cuidado de los perros

 

El ser dueño de una mascota, en especial los perros, exige un alto grado de responsabilidad del que debes estar seguro de que aceptarás antes de tomar la decisión de adquirir uno. Ello implica ofrecerle tiempo, cariño, salud, alimento Pro Plan adiestramiento, es decir, calidad de vida.

Asimismo, los paseos de perros es un punto muy importante, pues imagínate estar encerrado todos los días todo el día en cuatro paredes. Obviamente sería como una cárcel para ti, pues es exactamente lo mismo con ellos, debes de darles paseos.

Los perros son extraordinarios y se ponen ansiosos cuando saben que se acerca el momento de salir a pasear. Por eso, ponle la correa solo cuando esté calmado. Procura que la calma siga antes de atravesar la puerta de salida. Detente si vuelve a impacientarse. Y sal tú antes que él. Debe quedar bien claro que tú guiarás el camino y no él.

Ya en la calle, si pretende correr desaforadamente llevándote casi a la rastra y dando tirones a la correa, debes interrumpir la marcha hasta que se calme. Lo mismo debes hacer si se pone molesto con otros canes o con personas que transitan por la calle.

También debes prestar mucha atención para que no tome contacto con sustancias peligrosas o con animales agresivos que puedan desencadenar una pelea.

Toma te el tiempo para organizar distintas actividades, así que, si el ámbito se presta, lo ideal es que alternes la caminata con momentos de juego con tu mascota.

Y, como el entrenamiento debe ser algo cotidiano, aprovecha la ocasión para reforzar lo aprendido o enseñarle órdenes nuevas.

Otra opción es que utilices este tiempo para ejercitarte tú también y, además de caminar, elijas correr o realizar alguna rutina de ejercicios en compañía de tu can.

Déjalo ser perro, pues el paseo le permite a tu mascota no solo quemar energía y relajarse, sino desplegar a sus anchas sus instintos de perro:

  • Marcar territorio
  • Rastrear distintos olores
  • Relacionarse con sus pares

Así que dale tiempo para que también desarrolle estos “momentos perrunos” durante las salidas.

Sé que es difícil, pero trata de dedicarle suficiente tiempo a los paseos, en la medida de tus posibilidades, saca a pasear a tu mascota un mínimo de tres veces al día. Incluso podrías contratar a alguien que se encargue de eso.

Ten presente que un paseo extenso antes de que te vayas a trabajar puede ser sinónimo de un perro relajado, que no se aburrirá ni romperá las cosas de la casa cuando se quede solo.

Lo más probable es que duerma durante buena parte del tiempo en que estén ausentes tú o el resto de la familia.

Debes de tomar en cuentas que las correas que no son demasiado largas, pueden permitirte controlar mejor las situaciones imprevistas como enfrentamientos con otros perros, o que intente abalanzarse sobre algún peatón.

 

¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]
Facebook Comments