¿Cuando usar un extintor?

Ningún lugar se encuentra exento de sufrir un percance como lo es un incendio. Sea casa, local comercial, edificio o institución, tener una instalación de sistemas contra incendios puede hacer la diferencia para sofocar un pequeño fuego o que este se propague y termine no solo con la infraestructura, sino hasta con vidas humanas. Uno de los elementos más comunes que existen en los lugares son los extintores, pero ¿Sabes realmente cómo funcionan y donde deben de colocarse?

Primeramente, debemos de saber que este tipo de aparatos en si son contenedores que tienen un agente o sustancia que la ser proyectada o dirigida sobre el fuego por presión interna, tiene una acción sofocante. La presión se obtiene de diferentes maneras: por una compresión previa, una reacción química o gracias a una liberación de gas auxiliar. Aunque existen instrucciones gráficas de cómo se deben usar, es necesario que la gente que puede acceder a este tipo de aparatos cuente con la capacitación adecuada para su manejo, cuidado y mantenimiento general.

En ocasiones, las personas en un impulso de supervivencia creen que se puede usar un extintor para apagar cualquier tipo de incendio, sin embargo, es importante que sepan que estos solo deben de ocuparse en ciertas ocasiones, como cuando:

  • Se considere seguro acercarse al fuego
  • Dependiendo de su tamaño y si se localiza lejos de otras fuentes inflamables
  • Cuando se han llamado a los servicios de emergencia correspondientes
  • Al evacuar a las personas de la zona de riesgo

Los extintores son previos a un incendio, cuando el fuego se encuentra en fase conato, es decir, cuando apenas está iniciándose o se encuentra aislado de otras zonas que pueden ser utilizadas como combustible para avivar las llamas.

Existen diferentes tipos de sustancias sofocantes que se utilizan para combatir un incendio, cada una diseñada para combatir cierto tipo de incendio. La información siempre se encuentra marcada en la etiqueta de cada uno de estos cilindros rojos, indicando una clasificación de fuegos:

  • La clase A son fuegos que se generan con sólidos y brasas, como la madera, el papel el caucho, la goma o el corcho.
  • La clase B son todos aquellos fuegos que se inician con líquidos inflamables y sólidos licuados como gasolina, petróleo, aceites, grasas, pinturas, alcohol o cera.
  • La clase C, fuegos causados por gases inflamables como Propano, butano, metano, etc.
  • La clase D, Fuegos que se hacen a partir de metales y productos químicos como el magnesio, el titanio, el sodio, potasio y uranio.
Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]