¡Consejos para delinear tus ojos como una profesional!

Toda chica quiere un delineado perfecto, deslumbrante, como si acabará de salir de un salon de belleza profesional. Porque, podemos no utilizar mucho maquillaje para salir rápido de casa, pero sin delineado ¡Jamás! Para que aprendas a hacer un delineado rápido, fácil y sin complicaciones, tengo para ti un par de consejos que me han sido muy útiles hasta el momento para lucir siempre bella.

Ten en cuenta el tipo de delineador que usas

En cuanto a delineadores para ojos, encontramos de tres tipos:

  • Lápiz. El más tradicional y que facilita la tarea, pero a veces la línea que traza no es densa, además de que su duración varia mucho según el cutis de cada persona. Es más mucho más fácil de coloca en la zona interna del ojo sin irritación.
  • Gel. Podemos encontrarlo en dos presentaciones, en pequeños frascos con un pincel o en forma de lapices, es muy fácil, su duración es mayor que otros delineadores y estos son más resistentes al agua e ideales si quieres un delineado grueso y en sin que provoque manchas en el parpado movible.
  • Líquido. Ya sea en bote o su más reciente evolución, el lápiz (como los de Maybeline) este tipo de delineadores se destacan por su precisión al hacer una línea. Debe tomarse el tiempo indicado entre aplicación y aplicación par que se seque, de lo contrario puede manchar y arruinar el maquillaje.

¿Qué efecto quieres conseguir con el color?

Existe un amplia gama de colores en los delineadores, y cada uno sirve para darle al ojo un efecto. El color negro, que es más común, permite percibir al ojo más grande y redondo, el café da un ahumado sutil, la línea blanca por debajo del ojo es para agrandar los ojos, el gris permite iluminar el ojo de manera suave. Los colores metálicos y de otras gamas como azul, verde, morado, rosa dan un aspecto juvenil y a la moda, mientras que el glitter es una combinación que resalta un maquillaje glamouroso.

La mano que tiembla, el peor enemigo

La mayoría de las mujeres luchamos contra el temblor de la mano a la hora de delinear el ojo, sin importar la forma que queramos darle. Para que esto no pase, tu dedo meñique es la clave. Siempre que vayas a delinearte, busca donde apoyar tu codo y recarga tu dedo meñique sobre tu mejilla. No trates de hacer una línea recta, sino que guíate por la forma de tu ojo y la forma que quieres darle al delineado. Tu dedo sera el apoyo perfecto para evitar el temblor, pero si aun te sientes insegura, puedes probar haciendo pequeños guiones o puntos sobre tu ojo y al final unirlos con la línea del delineado.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]