¿Cómo y dónde se utilizaban antes los diplomas?

La impresión de diplomas actualmente se hace de forma inmediata y pueden emplearse en diferentes ocasiones: para la culminación de algún grado académico, el reconocimiento de un logro personal, escolar o profesional o simplemente como un detalle personalizado para darlo a una persona especial. Pero este papel no siempre tuvo la función de reconocimiento o acreditación.

En la antigüedad, el diploma era el nombre que le daban las personas a los documentos que expedía una autoridad pública para hacer decretos, conceder títulos., privilegios, proclamaciones, edictos o normas. En síntesis, era la palabra que usaban para hablar de un papel que concedía poder a una persona sobre algo.

En la Edad Media, estos se elaboraban a mano, en pergaminos u otras laminas, que se decoraban según la importancia de lo escrito en su interior. Algunos personajes como Carlomagno utilizó metal y papiro para crear sus diplomas.

Las primeras universidades retomaron esta práctica para acreditar un la formación de los estudiantes cuando terminaban sus estudios o grados de formación. Así fue como poco a poco, todas las instituciones educativas a nivel superior adoptaron la tradición de entregar diplomas. títulos o certificados a las personas para demostrar ante la comunidad académica y la sociedad general que poseía un grado de estudios y especialidad en algún área.

Diferencia entre un título, un diploma y un certificado 

Aunque a menudo se llegan a usar indiscriminadamente estas palabras para hablar de lo mismo, lo cierto es que existen diferencias fundamentales que realzan o dan autoridad a los conocimientos adquiridos en para el ámbito profesional.

El título es la acreditación que otorga una institución de nivel superior a los alumnos que hayan completado una serie de estudios, diplomados, posgrados o doctorados para validar que han llevado el proceso a terminó y cumplen con todos los requisitos necesarios para otorgarse algún grado superior de estudios.

Los diplomas se obtienen a través de pequeños cursos, con una complejidad mínima a diferencia de los estudios para un título o bien para hacer reconocimiento a una persona por un logro, destacar en un área, como agradecimiento o como un un gesto significativo del término de algo.

Los certificados pueden considerarse el punto medio entre un diploma y un título, acreditan que el portador tiene un nivel profundo de conocimientos o ha desarrollado habilidades, sin embargo, en el ámbito profesional esto no puede ser suficiente para solicitar una vacante laboral.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]