¿Cómo saber si mi mascota esta enferma?

La salud de tu mascota es tan importante como la del resto de los integrantes de la familia. Seguramente al menor síntoma o anomalía en su comportamiento y cuerpo lo primero que queremos hacer es hablar con su veterinario o, de no estar él, ubicar el primer hospital de mascotas y llevarlo a urgencias.

Sin embargo, en ocasiones no son muy perceptibles los síntomas de una enfermedad y no le otorgamos la importancia que debería. Si consideras que el comportamiento de tu mascota es inusual, pero no estás completamente seguro, puedes leer la siguiente lista con los síntomas comunes en un perro para que puedas identificar si en realidad se puede encontrar enfermo o no.

Varia su rutina de comida y agua:

Aunque es común que los perros lleguen a consumir una cantidad mayor o un poco menos de su ración diaria de croquetas purina, según la actividad física y la costumbre, que alguna mascota presente un cambio súbito en su consumo o incluso que rechace agua y alimento es un grave problema, pues varias enfermedades tienen como uno de sus síntomas la falta de apetito.

Pérdida rápida de peso:

Esta puede ser un efecto secundario del síntoma anterior, pero si tu perro come normal y aun así pierde peso súbitamente, es necesario llevarlo rápidamente a urgencias para hacer un diagnóstico oportuno.

Mal alimento y babeo excesivo:

Este uno de los síntomas menos percibidos pero que puede indicar una mala salud en un perro. Si su aliento es diferente al usual y tiende a babear excesivamente, puede ser un síntoma de intoxicación o estomacal.

Falta de energía, apatía y fallar al incorporarse:

En las razas que están acostumbradas a rutinas llenas de juego y actividades como el paseo, es más fácil detectar una falta de energía y la prolongación de sus horas de sueño. Pero si tu mascota es de una raza que no está acostumbrada a este tipo de actividad o sus hábitos no son muy dados a explosiones de energía, es necesario que estés al pendiente cuando despierta, la duración de sus Si tu perro no es una mascota enérgica, debes de estar al pendiente de sus horas de reposo y la forma en que se incorpora.

Gemidos o llantos repentinos:

Una mascota llora a causa de un malestar o dolor que no le es soportable. Si de manera súbita comienza a hacer ruidos, lo mejor es tomar el teléfono y hablar con su veterinario para concertar una cita.

Facebook Comments