entrenamiento de mascotas

¿Cómo entender a tu perro?

Entrenamiento de mascotas

Para poder llevar a un caso exitoso el entrenamieto de mascotas, primero hay que entender que existe una psicología canina ya que muchas veces creemos que los perros tienen psicología humana y los tratamos como nuestros hijos, grave error. Ten presente que sólo entendiendo su psicología podremos controlarlos.

El adiestramiento de nuestro compañero debemos realizarlo de forma constante, es decir, realizar un trabajo de entrenamiento tres o cuatro veces por semana, de forma continua y perseverante. Debemos comenzar las sesiones después de haber realizado un largo paseo con nuestro perro, es fundamente que se haya desahogado, que haya corrido, jugado y hecho sus necesidades antes de comenzar cualquier sesión de entrenamiento.

Sobre todo si es de una raza activa cómo la raza Dóberman o Pitbull. Un perro que no se ha desfogado jamás aprenderá correctamente, porque sencillamente no se concentrará.

Para realizar las sesiones de entrenamiento debemos elegir un lugar tranquilo, donde ningún otro perro nos distraiga, ni haya ruidos intensos o paso constante de gente. Necesitamos cierta intimidad para que nuestra mascota aprenda lo máximo posible y se concentre.

El famoso “Encantador de perros” César Millán, nos indica que, antes de todo eso, primero debemos comprender qué son, qué necesitan y su lenguaje, así que, si notas que un perro quiere morder, el principal motivo que se piensa es que es agresivo, pero en realidad es un perro que necesita algún tipo de ayuda, pues, aunque por naturaleza son animales, no siempre por naturaleza son agresivos.

Hay que aprender a ver a los perros como:

  • Como Animales
  • Como especies
  • Como razas
  • Como personalidad

Los animales no se entienden con palabras, sino con energía constante. Un perro necesita que le digan que hacer todos los días, en muchas ocasiones sólo lo llenamos de amor y no mostramos liderazgo encomendándole órdenes. Por ello, desarrollan comportamientos no deseados.

Entender y proyectar la energía calmada y firme será la clave para tener conexión con nuestros perros. Los perros tienen que esperar para la comida, no se les debe alimentar si su mente está excitada, nerviosa o tensa, sino cuando está calmada y sumisa.

Cuando la gente ve a un perro con estrés, lo asocian con un ser humano y lo primero que piensan hacer es compartir amor o compresión para tratar de calmarlo. Eso no funciona con ellos, si les damos ese sentimiento de fragilidad, sólo lo estaremos orillando a la inestabilidad

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 1 Average: 5]