¿Cómo cuidar las llantas del coche?

Las llantas son la parte más importante de nuestro auto, pues ellas son las que siempre están en contacto por la vía en la que andamos, por esto es importante cuidarlas o dejárselas a un experto como lo son nuestros amigos de autoboutique df .

De todas maneras aquí te decimos  todo lo que tienes que saber de tus neumáticos:

¿Cuánto duran las llantas?

El tiempo de vida de las llantas dependerá de diversos factores, como los hábitos de manejo, el clima mismo, las condiciones de la carretera y los servicios que se le den de mantenimiento preventivo.

Aún si el cuidado fuera maravilloso y tus llantas no parezcan gastadas, por lo general a los 10 años deben reemplazarse.

Fuera de ello, a partir del quinto año se le debe hacer un servicio profesional anual, sumado a las siguientes recomendaciones.

¿Cómo cuidar los neumáticos?

  • Mantén la presión adecuada de inflado

Ésta es la recomendación más importante de todas.

Un inflado correcto no sólo ayuda a la prevención del deterioro de las llantas, sino que también ahorra combustible, contribuye a un mejor manejo y al funcionamiento ideal de todos los componentes del auto.

La presión de inflado adecuada de los neumáticos es aquella que recomiende el fabricante; podrás encontrarla en tu manual de uso o en su defecto, puedes consultar directamente al proveedor.

El inflado bajo en las llantas puede causar otros problemas más graves como grietas, separaciones o pinchazos, sin contar con la reducción de la capacidad de carga del vehículo, el aumento en la temperatura del caucho y la generación de una flexión excesiva del mismo material.

Por el contrario, el tenerlas infladas de más causa tensión y rigidez que al final puede generar vibraciones no deseadas al conducir.

  • Maneja de manera correcta

Tomar las curvas con demasiada fuerza puede contribuir a un desgaste irregular; arrancar derrapando hará que se desgaste con mayor rapidez el material mismo, y manejar a altas velocidades hará que se calienten rápidamente y contribuye a un deterioro rápido de los neumáticos.

También al estacionarte debes cuidar no topar con los bordes de banquetas u otros objetos, ya que este roce afecta directamente a tus llantas.

  • Evita que las llantas giren libremente

Cuando tu coche se atora —ya sea en una pendiente, un peñasco, lodo, hielo, o cualquier terreno difícil en el que se encuentre— y una (o más llantas) pierdan contacto con el piso mientras estás revolucionando el motor, las llantas girarán libremente.

Hacer esto puede no sólo ocasionar daños en la llanta misma, sino que las personas que se encuentren cerca corren peligro porque el neumático puede explotar debido a las fuerzas ejercidas involucradas en el giro constante.

Cuando te encuentres en una situación así, evita revolucionar a más de 55 kilómetros por hora, e intenta salir del atasco balanceándote hacia adelante y hacia atrás.

  • No sobrecargues el vehículo

Tu auto, y las propias llantas, cuentan con un límite de capacidad de carga (que puedes consultar en el manual). No lo sobrepases, ya que ejercer una presión indebida en las llantas no sólo ocasiona su desgaste, sino que aumenta el consumo de combustible y puede llegar a dañar otros componentes.

  • Alinea y balancea

La alineación y el balanceo contribuyen a la estabilidad del auto. Este proceso no sólo implica las llantas, sino la dirección y la suspensión también; en conjunto, harán que la conducción sea en línea recta y que las llantas estén en contacto permanente con el piso en la medida de lo posible.

Como recomendación adicional, si sales por terrenos lodosos asegúrate de lavar tus neumáticos, ya que la suciedad aporta para que las llantas se desbalanceen con mayor facilidad.

  • Rota los neumáticos

Esta práctica debe realizarse cada 10 ó 15 mil kms para lograr un desgaste regular en los 4 neumáticos.

El cambio consiste en pasar las llantas traseras a la parte delantera y viceversa.

Cuando hagas la alineación y balanceo que recomendamos en el punto anterior, se debe realizar la rotación de las llantas.

  • Revisa tus llantas

Una vez al mes preocúpate por echar un ojo al estado general de estos componentes; checa las válvulas, sus tapones y los dibujos de la llanta misma.

La revisión hazla cuando el caucho esté frío y no cuando hayas regresado de un traslado.

Si sientes tu llanta desinflada, inflarla no bastará: revisa que no haya cortaduras o perforaciones, porque así como puede tratarse simplemente de una fuga por falta de tensión en el tapón de la válvula, puede haber un problema mayor que necesite reparación.

¿Cómo saber si necesito llantas nuevas?

Cuando hagas el chequeo de los neumáticos no sólo hay que fijarse en su aspecto, sino que hay que estar atentos a cualquier cambio en su dinámica, tales como pérdida de aire, ruido o vibraciones.

Normalmente en las bandas de rodamiento los proveedores colocan un indicador con el nivel mínimo que deben tener los dibujos, si éstos están al ras, es momento de cambiar de llantas.

La profundidad adecuada de dichos surcos ronda los 16 mm, pero puedes comprobarlo gracias al indicador.

El manejo del vehículo puede afectarse de manera importante si cambias el tamaño o tipo de llantas por uno no adecuado, siempre sigue las recomendaciones del fabricante desde la presión, hasta a capacidad de carga, y sigue estos consejos para que tus neumáticos duren mucho más tiempo.

Con información de carmatch.mx

Facebook Comments