¿Oficina compartida o Coworking?

Aunque la gente tiende a confundir el uso de oficinas compartidas con el Coworking, estas son dos actividades completamente diferentes en el ámbito laboral, aunque ambas tengan como finalidad ayudar al crecimiento de una empresa en su sector.

¿Qué es el Coworking? 

Cómo emprendedor o freelancer muchas veces es necesario encontrar zonas especificas para trabajar sin tener distracciones. Aunque muchas personas optan por acondicionar en sus casas espacios para su labor, a veces esta estrategia puede ser suficiente para atender a tus clientes o entablar relaciones comerciales largas. Las oficinas particulares pueden ser otra alternativa, pero sus costes de renta, además del mantenimiento, a la larga no suelen ser los mejores para las empresas que apenas se inician.

Para esas personas que quieren un espacio para su labor profesional se crearon los centros coworking, un concepto que de hecho es bastante nuevo para la industria, pero al que cada vez más personas independientes empiezan a ocupar.

Se caracterizan por ser lugares amplios, luminosos que cuentan con todas las comodidades que podrías necesitar en una oficina: escritorios, sillones, zonas para trabajo grupal e individual, computadoras, conexión a internet, incluso algunos cuentan con salas de reuniones, terrazas, zonas de alimentos, etc. Pero a diferencia de una oficina convencional, en este espacio pueden trabajar diferentes empresas, pagando solo por el tiempo del uso, o en algunos casos un renta por mes mucho más baja.

Este espacio no solo permite llevar a cabo las actividades empresariales o profesionales, sino realizar networking. es decir, conocer y entablar relaciones con otras personas fuera de tu círculo laboral cercano, conociendo sus proyectos, habilidades e incluso en algunos caso, trabajando en conjunto para generar un negocio proyecto. El sistema que maneja sin duda permite que la aprovechar al máximo la idea de especialización que se ha gestado en los trabajos desde años pasados.

¿Qué es una oficina compartida?

Una oficina compartida es aquella que permite que en su espacio trabaje más de una empresa o profesional y que ellos compartan los gasto de la renta, el mantenimiento e incluso de los arreglos de las instalaciones. La renta no se fija por el tiempo que se ocupa, sino por periodos de tiempo establecidos (mensual, bimestral, semestral o incluso anual) y a diferencia de los centros Coworking, en estos lugares no se busca fomentar la comunicación entre expertos de diferentes áreas, solamente compartir gastos para aliviar las cargas económicas de las personas que apenas se están desarrollando en su mercado.

¡Mañana tienes entrevista!

 

En muchas ocasiones seguramente te ha pasado que tienes un compromiso urgente y no te da tiempo de preparar tus cosas ni llevar tu ropa a la tintoreria con anticipación. El único traje limpio tiene una mancha que le provocó el Clorox.

Eres desempleado y estás buscando incesantemente un trabajo, ya mandaste miles de Currículums Vitae a miles de empresas y … nadie te llama ¡qué triste! Un buen día, decides desestresarte y salir un rato con tus amigos de jueves por la noche.

Todo va transcurriendo de maravilla, los tragos del bar son geniales, la chica que te gusta por fin te está hablando y, de repente, suena tu teléfono. Indeciso de tomar la llamada, miras con extrañeza ese número desconocido, decides contestar.

Al otro lado una voz dulce te informa que se te solicita para una entrevista de trabajo el día de mañana a primera hora y que si estás interesado. La sangre se te baja a los pies y dices que por supuesto que sí, tu cabeza empieza dar mil vueltas, pues no te esperabas esa llamada en ese momento y a esa hora ¡más triste!

Regresas a la mesa sólo para despedirte, pagar tu cuenta y pedirle su teléfono a esa chica especial, que obvio no te lo dio porque no te conoce lo suficiente. Comienzas a estresarte, pensando que no saldrás ni es rifa, en lo que te ibas a poner, la hora en la que debes de llegar, buscar la dirección de la empresa y rogando al dios del vino que no te de cruda.

Llegas a casa y comienzas a deshacer tu ropero y te das cuenta de que tus trajes están en pésimas condiciones y es que ya te habías resignado a convertirte en hippie y vender artesanías para sobrevivir. Recuerdas que en la colonia contigua se encuentra tu salvación, una tintoreria 24 horas Tersiccus, escoges tus prendas y corres hacia ella.

Esta tintorería cuenta con:

  • Lavamos con Wet cleaning
  • Planchamos con maniquís
  • Servicio profesionalizado a domicilio
  • Proceso 100% ecológico

¡Misión cumplida! Tu ropa estará lista a primera hora del día y te dará el tiempo perfecto para llegar a tu cita y ganarte el puesto que tanto te mereces. Lo de la cruda, será otro tema…

 

Outfit perfecto para el trabajo

 

Debido a tu ajetreada vida laboral lo que necesitas es un armario de básicos en el que sea muy fácil vestir cada día y no complicarte demasiado.

Para sentirte más cómoda y no se te haga una rutina el quehacer laboral, tienes que ingeniártelas para combinar tu outfit casi como catalogo de mármol. Me refiero mezclar todas las posibilidades que tienes en tu guardaropa para la semana, no tiene que ser de Gucci para que te lo pongas ¡desempólvalas!

La blazer

Negra, azul, beige y gris definitivamente te brindarán carácter y personalidad.

Esta es una pieza ganadora en la que deberás invertir un poquito de presupuesto, es tan versátil que la puedes usar durante el día, la tarde y noche.

Fácil de combinar, por ejemplo: durante el día puedes llevar unos jeans, un bividi blanca, ballerinas y la blazer negra; para la noche, lo mismo solo que añádele unos tacos ¿Has visto lo fácil que es?

Una camisa y camiseta blanca o de cualquier color

Son de las prendas más versátiles del fondo de armario pues con ella encuentras hasta cuatro maneras diferentes de llevarla al trabajo. Jeans, pantalones sastre, faldas, faldas corte A.

Apuesta por camisas lisas, sin detalles ni bolsillos, y escoge una amplia gama de colores con un collar de pedrería discreta. Así que invierte en básicos apetecibles.

Carteras en colores neutros

De excelente calidad que sean cómodas para llevar todo lo necesario para ir al trabajo pero respetando la proporción entre la cartera y la contextura de quien la lleve.

Para contexturas chicas lo mejor es elegir carteras más bien chicas o medianas para no verse más chica aún y viceversa.

Un vestido de corte simple

Si hay un básico con el que podrías vestir de lunes a viernes y sin complicaciones es el vestido, uno en color negro es siempre un acierto.

Pero porque no optas por otro color, un beige, un gris, uno con pequeños estampados, eso sí trata de que este un dedo sobre la rodilla para que sea perfecto.

Si eres fan de esta prenda y quieres invertir en 5 vestidos para cada día de la semana, adelante.

Unos buenos jeans

Que te queden como un guante es súper importante. No sólo para ir a trabajar, sino para salir por ahí.

Si te quedan bien, con cualquier parte de arriba irás perfecta. Invierte en jeans rectos de color azul, negro, celeste, los clásicos, nada de rotos, deslavados, ni nada que se le parezca.

Esta favorecedora prendas será tu mejor aliada cuando no sepas que ponerte. Fácil de combinar y fabulosa quedarás.

 

Con información del portal nuevamujer.com