La evolución de la música norteña

contratación de norteños

Contratación de norteños

Las relaciones que la contratación de norteños guarda con la política partidista es relativo a un fenómeno que merece la pena analizarse. Paulino Vargas Jiménez y sus Broncos de Reynosa fueron el primer dueto de música norteña que cuestionó al gobierno mexicano echando mano del corrido.

Relataron el surgimiento de Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en 1994 y la explotación indígena en su canción El poder de la firma, Mi vieja California, Ocho Columnas, Páginas Tamaulipas, Resumen violento, Los súper capos y Al sur del Bravo. En general, Los Broncos de Reynosa es una música con compromiso social.

Es preciso decir que Los Tigres del Norte le deben mucho a Paulino Vargas Jiménez y a Los Broncos de Reynosa, este personaje fue compositor de los oriundos de Rosamorada, Sinaloa, la mente brillante de la música norteña mexicana.

La relación que hoy guarda la música norteña mexicana con el poder político partidista es de sumisión, las obras están muy alejadas del compromiso social que cimentaron Los Brocos de Reynosa. La apuesta de los intérpretes de este género musical es de enriquecimiento y no de talento.

El trabajo que realizan se ha convertido de ínfima calidad y sus corridos quedan en las descripciones de momentos eróticos aderezados con el polvo de cocaína. Las propuestas artísticas de calidad se cuentan con los dedos y según una publicación de la Revista UNAM.mx el grupo Calibre 50 y Los Tigres del Norte se encuentran entre los pocos rescatables.

Este fenómeno social radica en los usos políticos que de la música norteña contemporánea hacen los gobiernos del país, convirtieron los videos gruperos en una estrategia de promoción turística pues los videos de las agrupaciones norteñas y bandas sinaloenses son canales mediante los cuales se destacan los logros políticos de las administraciones en turno.

El cine y un baile histórico

A finales de la década de 1980 la música norteña por injerencia de Televisa, se convirtió en una especie de sinónimo de la música grupera. Algunos representantes del género como Los Tigres del Norte, Los Temerarios y Bronco protagonizaron películas.

Ya en 1992, el estado de Nuevo León escribiría uno de los capítulos más decisivos para la historia de la música norteña en la actualidad. Bronco y Los Tigres del Norte de batieron en un duelo por demostrar quien era el máximo exponente de la música grupera.

Periodistas del diario El Norte de Monterrey levantaron una encuesta en donde se determinó que Los Tigres del Norte le habían ganado al Bronco en su propio establo, pues tuvieron más influencia para presenciar el baile, a pesar de que Bronco había invertido demasiado en el espectáculo donde incluso grabaron disco y video.