El secreto de las flores

La importancia de las flores en la naturaleza está en todas partes -pueden alimentar a los insectos, a los pájaros, a los animales y a los humanos; proporcionar medicinas naturaleza para los humanos y algunos animales y ayudar en la reproducción de una planta atrayendo polinizadores externos.
El principal propósito de las flores es ayudar a la reproducción de las plantas.  Las flores proporcionan un atributo atractivo a una planta que de otro modo sería simple y con hojas verdes solamente. Cuando los insectos, pájaros y algunos murciélagos se acercan a mirar la flor y roban su néctar, sin saberlo están polinizando las plantas moviendo el polen o esperma de plantas de los estambres masculinos a los pistilos femeninos.                                                                                              A todas las mujeres nos encanta que nos regalen flores, pues se trata de un símbolo de amor o de cariño, dependiendo de quien te las entregue, pero siempre tienen un significado positivo y dan luminosidad a cualquier hogar. Asimismo, los arreglos florales para eventos tienen esa misma sensación fresca y de naturalidad.
Pero la belleza de las flores no es sólo utilizada para decorar una habitación, ahora, la cosmética aplica las propiedades de este elemento de la naturaleza para crear cremas refrescantes, naturales y ligeras.
La mayoría de las flores tienen propiedades antioxidantes, descongestivas, relajantes, antiinflamatorias, que son utilizadas con fines terapéuticos y curativos. De su prensado en frío se obtienen los aceites esenciales que son la base de la aromaterapia, uno de los primeros tratamientos corporales, que en la Antigüedad se aplicaba con fines medicinales. Pero hoy en día se usan los poderes de las flores en alta cosmética.

Estas son las propiedades de las flores más usadas:
Rosa: Según la mitología griega, nacieron de una gota de la sangre de Afrodita. Desde la Antigüedad se las ha considerado como atributo femenino, asociado por una parte a la sensualidad pero también al misticismo. El aceite esencial de rosas es conocido por sus virtudes antiinflamatorias y rejuvenecedoras.
Jazmín: Tiene un aroma intenso, pero tal vez desconozcas otras virtudes de esta flor al margen de su utilización en el mundo de los perfumes. Sus hojas se utilizan para combatir el acné (es astringente). Además puede servir para mejorar el estado de algunas cicatrices.
Lavanda: René-Maurice Gattefosse, padre de la aromaterapia, descubrió el gran poder cicatrizante de esta planta y la utilizó para tratar las heridas de los soldados durante la Primera Guerra Mundial. Su aroma, además, es muy relajante y ayuda a combatir el estrés.