Las ventajas de las energías renovables

Hoy es común escuchar hablar sobre plantas eléctricas solares para casas o lugares donde la energía se extrae del viento. Poco a poco, las energías renovables se han convertido en una alternativa para la generación de energía, pues cuentan con fuentes naturales inagotables y son amigables con el medio ambiente.

Conoce algunas de sus ventajas:

Variedad

Las energías renovables son muchas: la eólica, la mareomotriz, solar y la undimotriz son solo algunas. Cada una se logra mediante un proceso diferente y gracias a las condiciones geográficas y climáticas de cada región.

Amigables con el ambiente.

Su producción no genera emisiones de CO2, gases contaminantes ni residuos tóxicos difíciles de manejar, por lo que no contaminan el entorno ni la atmosfera. Además, no implican ningún riesgo para la salud, por lo que se le consideran de las energías más limpias hasta el momento.

Instalaciones simples

A diferencia de otras energías tradicionales, las energías renovables no necesitan grandes maquinas o complejos sistemas para poder generarse, los recursos físicos que requiere son mínimos y su mantenimiento resulta sencillo.

Creciente demanda

Gracias a su difusión y facilidad, las energías renovables cada vez son más buscadas, generando que la industria crezca, abriendo nuevos puestos de trabajo y permitiendo que la economía se active.

Fuentes inagotables

Fuentes como el carbón, el gas y el petróleo son productos que tarde o temprano se agotarán, Sin embargo, el viento, el sol, la lluvia y el agua son las fuentes principales de las energías renovables, por lo no existe un fin próximo para ellos.

Desarrollo de tecnologías.

Las energías renovables han impulsado a cada nación desarrollar sus propias tecnologías para poder aprovecharla al máximo. Gracias a esto, algunos países como España se han dedicado a la producción de paneles solares y molinos eólicos, convirtiéndose en líder mundial en su fabricación.

Sin embargo, incluso las energías renovables pueden tener algunos inconvenientes. Por un lado, muchas de estas energías pueden verse afectadas por las condiciones climatológicas de la región. Pues mientras en algunos lados resulta muy viable las instalaciones, otros lugares no pueden ser considerados para generar este tipo de energías.

Además, la inversión inicial que necesita resulta alta a comparación de las energías tradicionales, por lo que da la impresión de que no es una opción rentable.

Por fortuna, siguen buscándose maneras de que las energías renovable sean una opción viable para la mayoría de las personas, con el fin de no agotar otros recursos y comenzar a cuidar más el mundo en que vivimos.

Reciclar y ganar

 

La cultura del reciclado es casi nula, por ello, vivimos grave problemas ambientales que están provocando el deterioro de los ecosistemas, a su vez, provocando catástrofes que afectan al patrimonio e incluso a la vida humana.

Existen un sinfín de desechos que pueden volver a utilizarse y no lo sabemos; como la bolsa de plastico reutilizable, llantas, cajas, aluminios, macetas envases, papel, telas de lino y algodón, entre muchos otros.

No imaginarías que la “basura” podría darte grandes recompensas económicas y de consciencia ambiental, ¿has pensado en emprender un centro de reciclado de llantas?

En México existen 40 millones de llantas en condiciones de desecho. Del total, 11 millones se encuentran en tiraderos al aire libre u otros lugares inapropiados y sólo una de cada 10 es reciclada de manera correcta. Esto de acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente del Estado de México. Y aunque a novel estatal se han redoblado los esfuerzos por mitigar la contaminación que producen las llantas, aún hay trabajo por hacer.

En 2013, se estimó que cada minuto eran desechadas 50 llantas en el país. Esta cifra, ya alarmante desde entonces, se ha incrementado debido, en gran medida, al crecimiento del parque vehicular. De 2000 a 2012 se duplicó al pasar de 15.6 a 35 millones de unidades, mientras que la tasa de motorización pasó de 160 a 300 automóviles por cada mil habitantes, afirma el Reporte Nacional de Movilidad Urbana en México 2014.

Si bien es cierto que las cementeras adquieren llantas en desuso para echar a andar sus hornos, también lo es que deben cumplir con ciertos lineamientos para el uso de neumáticos en desecho. Sin embargo, aún no existe una regulación como tal para quienes invierten en plantas trituradoras y venden la materia prima por separado. Por eso, si estás interesado en este emprendimiento, continúa leyendo.

¿Cómo?

Un negocio de reciclaje de llantas implica una inversión considerable. Primero, contempla la compra o renta de un terreno más la construcción de un almacén para resguardar los neumáticos y no contaminar el entorno. La recomendación es que se localice fuera de la ciudad y que esté bien comunicado por carretera.

En cuanto a la planta trituradora, habrá que invertir a partir de US$150,000.00 aproximadamente. Pide cotizaciones con empresas especializadas en este tipo de tecnología y evita riesgos, como descomposturas que invaliden la garantía o dificultades para hacerte de refacciones. También busca opciones que brinden capacitación para quienes operarán el equipo.

 

Con información del portal Entrepreneur