Tipos de Extintores

A lo mejor has visto, generalmente en edificios y en algunas casas, extintores que son colocados en puntos estratégicos los cuales forman parte de los sistemas contraincendios. Pero ¿sabes cuántos existen y en qué circunstancia se tienen que utilizar?

Debes tener esto en cuenta, pues no se trata de tener un extintor por tenerlo, debes consultar a los expertos respecto al tipo que más te conviene según el giro del espacio donde quieras colocarlo, así como los lugares específicos donde se tienen que colocar.

Además de consultar las medidas de prevención que ofrece Protección Civil, debes de tener esta información. A continuación, el portal 5consultores.com, nos dicen las clasificaciones y en qué momento utilizarlos ¡mucho ojo!

Extintor a base de Agua:

Son extintores a base de agua, ideales para fuego tipo “A” ya que el agua se expande hasta 1671 veces logra desplazar el oxígeno y los vapores de combustión del incendio, apagándolo con relativa facilidad. Por ningún motivo deben usarse para intentar apagar el fuego eléctrico, es decir, el tipo “C”, ya que el agua conduce electricidad.

Extintor a base de Agua Pulverizada:

Más efectivo que el resto de extintores a base de agua, ya que se caracteriza por apagar el fuego por medio de agua pulverizada, siendo muy efectivo para incendios tipo A y C.

Extintores a base de Espuma:

Los extintores a base de espuma, actúan por medio de la sofocación de la llama y el enfriamiento del combustible, ya que genera una capa de material acuoso que desplaza el oxígeno e impide el escape de vapor con el fin de detener y evitar la combustión. Son ideales para fuego tipo A y B.

Extintor a base de Dióxido de Carbono:

Es ideal para fuegos del tipo B y C. El dióxido de carbono se encuentra bajo presión, y al ser liberado abruptamente, su temperatura puede descender a los -79 grados Celsius, lo que hace que el material en combustión se enfríe rápidamente y el oxígeno se vea desplazado por el gas.

Extintores a base de Polvo Químico:

Funcionan bastante bien combatiendo fuegos de los tipos A, B, C. Está diseñado para interrumpir la reacción en cadena y sofocar el fuego. Este polvo se funde con la acción del calor, formando una barrera entre el oxígeno y el material que se incendia.

Extintores a base de reemplazante de Halógenos:

Actúan de forma similar que los extintores a base de polvo químico, con la diferencia que no dejan residuos.  Se usa para apagar fuegos de los tipos A, B y C.

Extintores Tipo D:

Básicamente son extintores a base de polvos específicos según el metal que se quiera combatir, al no existir un polvo especial que apague todos los incendios del tipo “D” deberemos asesorarnos con el distribuidor de extintores. Actúan por sofocación creando una costra entre el aire y el material incendiado.

Extintores a base de acetato de potasio:

Adecuados para el fuego tipo K. Al tener contacto con aceite caliente, se saponifica creando una capa jabonosa sobre el aceite caliente y apagando el fuego.