La importancia de la imprenta

Impresiones metro Chabacano

Técnicamente, la imprenta se trata de una forma mecánica de reproducir letras o imágenes en un soporte metálico y posteriormente transferirlas en papel. Esta invención del ser humano, nace de la necesidad de comunicarse de otras maneras con los demás, el lenguaje ha sido el primer paso.

Asimismo, ha necesitado plasmar sonidos e imágenes sobre diferentes soportes, ya sea madera, piedra, metal, etc., aunque siempre fue algo con lo que se quedaban con una insatisfacción pues no logran transmitir a plenitud su mensaje y no tenía la difusión que buscaban.

Hoy en día, en la Ciudad de México no tenemos de qué preocuparnos pues existen impresiones en metro Chabacano con muchos locales y variedades para poder imprimir lo que queramos. Pero para todo esto, la imprenta primero tuvo que ser inventada, luego pasar por un proceso de transformación para llegar a ser como la conocemos hoy ¿sabes todo eso?

Fue hasta la aparición de la imprenta, que la gente no pudo guardarse el conocimiento para sí, fue toda una revolución en cuanto a ofrecer información fuera de los ámbitos que se utilizaban en aquella época, por allá de 1460.

Los medios tecnológicos, han frenado la evolución de la imprenta en muchos aspectos. Sin embargo, claro está que por mucho que la tecnología pueda avanzar, el conocimiento o el disfrute a través de los libros, la imprenta es algo que la gente no quiere ni debe abandonar. Y es que es ese formato físico que la persona gusta de tener, ya sea la textura o el olor.

El principal responsable del invento que marcaría un antes y un después en la historia de la comunicación humana fue el alemán Johannes Gutenberg en 1468. Hasta este momento, los libros y en general cualquier tipo de documento se preservaban y difundían realizando copias manuscritas que en la mayoría de las ocasiones eran hechas por monjes.

Copiar a mano los escritos para después difundirlos no sólo era una tarea ardua, sino muy lenta. Existen antecedentes que datan de los años 440 a.C y 430 a.C por parte de los romanos, quienes utilizaban sellos que imprimían sobre objetos de arcilla. Pero si hablamos de impresión sobre papel, los chinos fueron los primeros en buscar un método.

El hecho tiene lugar en plena Edad Media, por allá del siglo X, nos encontramos con un aparato en el que se insertaban individualmente las letras de barro cocido en una plancha de madera donde tras entintar dicha planta, se plasmaban los caracteres elegidos sobre las hojas de papel.

Ahora, Gutenberg intercambió las clásicas tablillas por moldes de madera con todas las letras del alfabeto el cual rellenó con plomo. Una vez que las letras fueron sujetadas con un soporte móvil de su invención, la resistencia y la rapidez de la impresión lo convirtieron en el invento que revolucionaría el mundo de la cultura.