¿Ya tienes todo para celebrar el día del Padre?

Seguramente ya buscaste un lugar que tenga impresión de diplomas para hacerle todo un reconocimiento por ser el mejor repara todo, el chef dominguero del año y que sepa cuanto lo quieres y aprecias, pero si todavía no sabes que regalarle y no quieres quedarte en los objetos clichés, porque no darle algo que disfrute mucho.

Para los amantes del deporte

Si tu papá es aficionado a algún deporte como el futbol, béisbol o las carreras, te aseguro que amará que lo lleven a un partido y evento de este tipo. Debes tener en cuenta que el evento puede no ser próximo, pero tener los boletos serán un gran detalle al momento y que ambos acudan juntos al evento será la cereza del pastel. Pero recuerda. Muchas veces los boletos no son baratos y dependen en gran medida del lugar que buscas.

Para los cocineros

Muchos padres disfrutan de cocinar, ya sea por una ocasión especial o simplemente como una forma de demostrar su amor por su familia. Si tu papá es de esos que disfrutan de interactuar con los alimentos, puedes darle un sinfín de regalos: desde un asador para sus cortes de carnes favoritos o un curso de cocina para que se certifique como Chef, hay muchos diplomados o pequeños cursos que se especializan en algún tipo de comida: francesa, española, chica, japonesa. Te aseguro que será toda una experiencia fuera de serie.

Para los aventureros

Si tu papá no ha parado de moverse y estar siempre en busca de nuevas emociones, lo mejor que puedes prepararle es un kit de aventuras: Un salto en paracaídas, un paseo en globo por Teotihuacán, una visita a lugares exóticos. Una nueva bici de montaña o todo el equipo de alpinismo. La ciudad de México y sus alrededores cuentan con una amplia oferta de todo tipo de deportes extremos que pueden darles a ti y tu papá una nueva aventura.

El kit personalizado

Si tu papá no entra en ninguna categoría de arriba, pero no quieres dejar pasar el día para celebrarlo como se merece, puedes armarle un kit personalizado con todos los accesorios que ocupa en casa o, porque no, en su trabajo: un tarro de cerveza, un delantal para los domingos de carne asada, una taza, una corbata, un kit para el cuidado de su barba y bigote. Todo puedes mandarlo a personalizar en una imprenta con algún mensaje divertido o su nombre.

Lo mejor de estos regalos es que son poco comunes y lejos de ser ostentosos, solo demuestran lo mucho que nuestros padres han estado con nosotros y como queremos consentirlos, dejando de lado el reloj Casio que queremos comprar año tras año.

¿Que hacer con los niños en vacaciones?

Clases de canto DF, natación, un campamento, los cursos de verano son la opción más rápida que encuentran los papás cuando las vacaciones de verano llegan y no van a salir de vacaciones por cualquier cuestión. Pensar en darle una actividad que no sea ver televisión o estar en la computadora puede ser un buen descanso, sin embargo, no todas las personas podemos hacerlo.

Si no quieres que tus hijos se aburran en casa, puedes preparar divertidas actividades que no solo les darán bonitas experiencias, sino que comenzarán a despertar su curiosidad por ciertos temas e incluso empezar a desarrollar habilidades para el futuro. Pero si no se te ocurre que hacer para pasar tiempo de calidad con tus hijos, te proponemos las siguientes ideas:

  • Armen un karaoke en casa:

La música y el canto estimulan el cerebro y son una forma creativa de expresarse. Pueden hacer equipos y montar todo un escenario con sábanas y muebles. Además de ser una forma muy divertida de convivir en familia, permites que los más pequeños estimulen su memoria y sincronización.

  • Manos al jardín:

Acercar a los más pequeños a la jardinería es una buena forma de que aprendan sobre los seres vivos y lo importante que es cuidarlos y respetarlos. Si cuentas con un jardín en casa puedes plantar un pequeño árbol o tener pequeñas plantas en macetas y que los niños asuman la responsabilidad de mantenerlos en buenas condiciones.

  • Que tu casa se llene de risas:

Invitar a los amigos a jugar es bueno para que fomenten las relaciones sociales. La interacción con otras personas les ayuda a ser más abiertos y empáticos, además los pequeños pueden fortalecer su amistad y conocerse mejor fuera del contexto escolar.

  • Volvamos a nuestras raíces:

Si el lugar donde viven no es el lugar de origen de los padres, pueden realizar una excursión a su hogar natal y platicarles a sus hijos sobre sus tiempos de infancia. Además de entablar una mejor comunicación con los pequeños, también puede ayudar a que ellos preserven las tradiciones y se sientan identificados con su cultura.

  • Juega con ellos:

Los juegos de mesa Hasbro permiten estimular el intelecto en los niños. Una tarde resolviendo un rompecabezas o con turista mundial será una forma de crear bonitos recuerdos padre e hijo y que tu niño se sienta a gusto en casa. También pueden hacer otras actividades como sombras en la pared, disfraces improvisados o “veo veo”.

  • Actividades al aire libre:

Este tiempo puede ser perfecto para que hagan cosas que tenían pedientes: aprender a andar en bicicletas, en patines, volar una cometa, salir de campamento, lo ideal es que sea en familia y que la convivencia se desarrolle en entonces seguros.

Las súper mamás

 

Hoy no es cualquier día, es un día especial, hoy es el Día de las Madres y seguramente TODA la ciudad está vuelta loca haciendo filas en los restaurantes, tiendas de ropa, línea blanca, de cosméticos y hasta en la renta sanitarios y se vuelve peor al querer encontrarlos limpios.

Y no es para menos, aunque sea una vez al año, las familias deciden agradecerles a las jefas de familia todo lo que ha hecho por ellos a lo largo de su vida.

Estadísticas señalan que las mamás sienten algún grado de culpa por “abandonar” a sus hijos para salir a trabajar. Por “omisión” es una variedad que ataca, sobre todo, a las mamás que tienen que salir a trabajar fuera de casa.

Por un lado, quieren estar con su bebé todo el tiempo, mimarlo, darle de comer, cambiarle su Huggies y no tener presiones para “disfrutar su maternidad”; sin embargo, al mismo tiempo sienten que la maternidad es una especie de yugo que las tendrá atadas de por vida y que nunca más volverán a ponerse un lindo vestido para salir a cenar despreocupadas.

Se establece entonces una lucha interna, una serie de conflictos por querer ser la “mamá de los cuentos” y “la mujer ejecutiva de las películas”. Al final, no es ni la una ni la otra y sienten que todo les sale mal.

Ellas quieren arreglar los líos de casa cuando están en la oficina y los de la oficina cuando están en casa; sintiéndose siempre angustiadas y presionadas.

Por si esto fuera poco, a los niños no les gusta que sus mamas trabajen y no falta el esposo que reclama porque falta a sus “deberes” en el hogar.

Las mamás que han trabajado siempre fuera de casa tienen a sus hijos acostumbrados, aunque no conformes; sin embargo, hay muchas otras que tienen que salir a buscar trabajo por primera vez, al tiempo que viven fuertes crisis de pareja o cuando se acaban de divorciar. Los hijos viven entonces un doble “abandono” y las madres una “doble culpa.

Debes estar consciente de que cualquier trabajo que realices, por sencillo o humilde que parezca es motivo de orgullo si se hace con profesionalismo y amor, y la mejor manera de que tus hijos lo sepan es con tu ejemplo diario.