Con roomie o sin roomi…aquí la cuestión

Una de las opciones que tienen actualmente los jóvenes que quieren comenzar a vivir de manera independiente y economizar gastos es buscando un roomie con quien vivir. Compartir gastos de renta, servicios y alimentos puede ser la diferencia entre buscar una renta de departamentos en Cuauhtemoc o un cuarto en la colonia Guerrero, pues la Ciudad de México, al igual que otras grandes urbes, es considerada uno de los lugares más caros para vivir debido al costo de sus rentas y servicios.

Vivir con un roomie puede ser una buena experiencia, o toda una pesadilla, todo depende de la interacción y armonía que haya entre tu nuevo compañero de piso y tú. Si estás pensando en independizarte de casa de tus padres y ves como una posibilidad el buscar un roomie para vivir, debes saber las ventajas o desventajas que esto te va a traer:

Lo bueno de vivir con un Roomie

Los gastos se dividen a partes iguales. Vivir con uno o más roomies permite que la experiencia de ser independiente sea una carga ligera para las personas de presupuesto limitado. Renta, servicios e incluso despensa pueden dividirse o bien llegar a acuerdos para que todos aporten a su nuevo hogar.

Otra cosa es la compañía, ser independiente también puede volverse una cuestión muy solitaria, pero con un roomie a tu lado, la experiencia se vuelve divertida y comienzas a aprender sobre las relaciones sociales duraderas. Un punto adicional es cuando vienes del otro estado y desconoces a las personas de tu nuevo hogar, pues un compañero puede volverse en tu primer amigo en una nueva ciudad.

Lo malo de vivir con  un roomie

La falta de responsabilidad de una persona puede afectarte. Uno de los mayores riesgos de compartir casa con un roomie es que este no tome en serio su nuevo rol como persona autosuficiente y comience a delegar responsabilidades que le corresponder: sacar la basura, mantener en orden el departamento, limpiar lo que usa, que no cumpla con sus pagos. Poco a poco este tipo de conductas pueden volverse insoportables y mantenerte en constante estrés. Quizás hablar primero con él seria lo ideal para hacerle ver lo que te incomoda, pero muchas veces, lo que menos le interesa a una persona es escuchar la cantaleta que usaban sus padres.

Otra cuestión es la privacidad, muchas personas imponen y respetan los limites respecto a su espacio personal y sus artículos, pero existe personas que sobrepasan este límite y, además de invadir tu espacio, dejan que otras personas lo hagan cuando llegan invitados imprevistos, fiestas o reuniones sin  tu consentimiento, etc.

 

Lo básico que debes saber para vivir con un rommie

La experiencia de vivir solo por primera vez puede ser todo un sueño o una pesadilla de no planease adecuadamente. Si, por ejemplo, has considerado la renta de departamentos en Santa Fe es importante que tengas en cuenta que el costo mensual no debe recaer solamente en ti, sino que puedes compartir la carga – y la vivienda- con otra persona, que al igual que tú, esta buscando independizarse y ser autosuficiente.

Vivir con un rommie es, en muchos casos, una opción magnifica para los jóvenes que buscan vivir fuera de casa por primera vez. Disfrutar de la sensación de libertad e independencia es, en muchos casos, una de las metas que se proponen las personas menores de 30 años. Pero muchas veces, los gastos, y el coste individual por vivir solo suele sobrepasar gran parte de los ingresos promedios de cada individuo, por ello, compartir la carga de vivir solo con alguien más es, en muchas ocasiones, la mejor decisión que una persona joven puede tomar.

Un roomie no solo le da un respiro a tu cartera, sino que, al igual que tú es una persona que busca su espacio y entiende tu necesidad de vivir solo, pero también sabe lo costoso que puede ser. Rentar un espacio entre dos o más personas para poder dividir los gastos de renta, servicios, e incluso productos que ocupen es un sistema funcional siempre que las personas involucradas encuentren un equilibrio.

Aunque muchas personas prefieren tener como roomie a un amigo cercano con el que compartan intereses y estilo de vida, muchas veces esta situación es imposible, por lo que la opción de vivir con alguien desconocido es probable. Gracias a la experiencia, hoy te puedo decir las reglas de oro para poder vivir con un roomie y que su hogar no se convierta en un campo de batalla.

Ante todo comunicación: Desde el momento que se entrevisten o conecten en plataformas como Dada room deben de tener claros muchos aspectos y ver si la interacción entre ambos es buena y agradable. Dejar en claro lo que buscas en un compañero y como dicen “poner las cartas sobre la mesa” te ayudará a saber si es conveniente o no que sea tu roomie.

Papelito habla: El contrato de arrendamiento lo pueden hacer en conjunto o dejar a cargo a una persona, pero todos deben conocerlo y estar de acuerdo en las especificaciones de la renta, la duración, cláusulas, etc.

Reglas básicas: Establecer desde el inicio como serán las reglas de la casa es básico para no tropezar en su nueva vida en conjunto. Estas buscando libertad, pero el caos no lleva a ningún lado salvo a la locura.

Respeta la privacidad del otro: Vivir juntos no significa que puedas tomar sus cosas o invadir sus espacios sin permiso. Se trata de compartir cargas, no intimidades.

Antes que nada, conoce su opinión: Si quieres llevar a alguien a su casa, traer una mascota, hacer un cambio, remodelar, comprar un mueble, tener una reunión o fiesta, etc. Lo primero que debes hacer es preguntar a tu rommie que le parece, escucharlo y aprender a decir lo que piensas es lo mejor de una relación.