El sector automotriz y el TLCAN

Proveedores de refacciones para autos

Con el TLCAN, la industria automotriz tiene mucho que ver, pues se creó una especie de fortalecimiento en las reglas de integración para hacer más cosas en las regiones y beneficiar a los proveedores de refacciones para autos. El hecho es que el 75% de un vehículo tendrá que ser fabricado en los países desde el 62.5% que había en el pasado.

El 60% del contenido de un automóvil se puede hacer en cualquier lugar mientras que el 40% restante se tendrá que hacer en una zona de alto salario. Esto implica que los componentes deberán de producirse en lugares donde el salario mínimo tenga un umbral mucho más alto de lo actual.

Dicha regla brindaría un beneficio a Estados Unidos y Canadá, pero dejaría de lado México hasta que se incremente el sueldo a trabajadores. No se especificó de cuánto deberá ser este salario.

Posterior al anuncio del acuerdo bilateral del TLCAN entre Estados Unidos y México, con la esperanza de que se sume Canadá, ya había tres temas que se atoraron en la renegociación en los últimos meses, cuotas temporales a frutas, la cláusula sunset y las reglas de origen en materia automotriz.

Recapitulando, la regla de origen establece cuánto porcentaje de los componentes de los vehículos que se fabrican en México, Canadá y Estados Unidos debe proceder de alguno de estos países para que puedan comercializarse libres de arancel en Norteamérica. La cifra es de 62.5%. Con el nuevo tratado, subirá a 75% (el otro 25% puede venir de cualquier otra parte del mundo).

El aumento puede parecer relevante pero al analizar las cifras los efectos apenas si podrán relucir. Según cifras de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos, entre todos los vehículos ensamblado en México sólo hay tres que actualmente no pagan arancel.

A todo ello, tendrían que hacerlo con el nuevo acuerdo, porque están por encima del 62.5% de las reglas actuales, pero por debajo del 75% del nuevo tratado. Se trata del Nissan Versa Sedan, el Audi SQ5 y el Fiat 500.

De estos, ninguno es precisamente un ‘best seller’ en Estados Unidos. El más destacado en ese país es el Nissan Versa, que en 2017 comercializó 106,772 unidades, de acuerdo con datos de la industria, y ocupó la posición 19 en el ranking de los más vendidos. El Audi Q5 colocó 57,640 vehículos, por lo que no figura en el top 30, y el Fiat 500 apenas alcanzó 12,685.

Es decir, el principal foco de estos tres modelos fabricados en México no es Estados Unidos. El Nissan Versa, que se fabrica en Aguascalientes y Cuernavaca, se destina principalmente al mercado interno. El Audi Q5, ensamblado en Puebla, se exporta a todo el mundo, no sólo a Norteamérica. Y el Fiat 500 está reduciendo su producción en la planta de Toluca en favor del Jeep Compass.