DIY ¿Te animas a hacerlo tú mismo?

Los ingredientes: tarimas o llantas, herramienta, telas económicas, tu creatividad, ingenio y un quizás un poco de ayuda. Eso es lo necesario para formar parte de la tendencia DIY (Do It Yourself) un movimiento que ha cautivado a miles de personas alrededor del mundo ¿Sabes de que se trata?

Seguramente has visto cientos de mini videos de Instagram y Facebook que en realidad son tutoriales para mostrar a la gente como hacer un determinado objeto con materiales reciclados que no le piden nada a los artículos decorativos que podrías encontrar en cualquier tienda departamental. Este tipo de imágenes se han hecho tan populares y se han viralizado gracias a la moda de “hacerlo tu mismo”.

Desde 2011, debido en parte a la reciente crisis económica que se había sufrido y un anterior movimiento conocido como “makers”, la idea de ser ser capaces de crear cualquier tipo de accesorio, objeto decorativo o artefacto útil a parte del reciclaje y el rearmado de ciertas cosas surgió como una alternativa mucho más rentable e iba muy de la mano con la idea de las tres R: reducir, reciclar, y reusar”.

La idea esencial del DIY es el desarrollo de varias habilidades para obtener un producto final: creatividad, perseverancia, resolución de problemas, pensamiento lateral, trabajo en equipo son al menos algunas de las acciones que impulsan este tipo de actividades.

La actividad comenzó en pequeñas áreas, como la reparación de muebles y su armado a partir de diferentes materiales, sin embargo, con el tiempo ha sido capaz de penetrar en diversas áreas e industrias: Moda, tecnología, decoraciones y muebles son algunos de los que se han visto bombardeados por esta tendencia. Incluso, se ha llegado a combinar con otras para darle paso a diferentes ideas, como los videos para hacer recetas como profesionales, esto es un poco de foddie con DIY.  Pero ¿Porqué esta tendencia ha tenido tanto éxito?

En realidad, es gracias a tres factores:

El ser humano tiene esa inquietud por adquirir conocimientos y aprender a hacer las cosas, es una forma de plantearse metas y desarrollar todo tipo de habilidades.

  • Nos sentimos capaces de cualquier cosas

La sensación que deja saber hacer las cosas es algo que no solo nos hace sentir mejor respecto a la imagen mental que tenemos de nosotros mismo, sino que nos impulsa a seguir tratando cosas.

  • Nos encanta ahorrar:

La tendencia se ha apoyado de la corriente anti-consumismo para alejar a las personas de estar adquiriendo y adquiriendo artefactos sin la necesidad de usarlo. Si puedes hacer lo mismo pero mucho más barato ¿Quien diría no?

Máquinas las herramientas de la construcción

 

Entre las máquinas herramientas básicas se encuentran el torno, la maquina perfiladora, las cepilladoras y las fresadoras. Hay además máquinas taladradoras y perforadoras, pulidoras, sierras y diferentes tipos de máquinas para la deformación del metal, si no me crees pregúntale a los ingenieros.

La perfiladora se utiliza para obtener superficies lisas. El útil se desliza sobre una pieza fija y efectúa un primer recorrido para cortar salientes, volviendo a la posición original para realizar el mismo recorrido tras un breve desplazamiento lateral.

Esta máquina utiliza un útil de una sola punta y es lenta, porque depende de los recorridos que se efectúen hacia adelante y hacia atrás. Por esta razón no se suele utilizar en las líneas de producción, pero sí en fábricas de herramientas y troqueles o en talleres que fabrican series pequeñas y que requieren mayor flexibilidad.

Un poco de historia, ¿sabias que…?

Según el Rincón del Vago, las máquinas herramientas modernas datan de 1775, año en el que el inventor británico John Wilkinson construyó una taladradora horizontal que permitía conseguir superficies cilíndricas interiores.

Hacia 1794 Henry Maudslay desarrolló el primer torno mecánico. Más adelante, Joseph Whitworth aceleró la expansión de las máquinas de Wilkinson y de Maudslay al desarrollar varios instrumentos que permitían una precisión de una millonésima de pulgada (25 millonésimas de milímetro). Sus trabajos tuvieron gran relevancia ya que se necesitaban métodos precisos de medida para la fabricación de productos hechos con piezas intercambiables.

Las primeras pruebas de fabricación de piezas intercambiables se dieron al mismo tiempo en Europa y en Estados Unidos. Estos experimentos se basaban en el uso de calibres de catalogación, con los que las piezas se podían clasificar en dimensiones prácticamente idénticas.

El primer sistema de verdadera producción en serie fue creado por el inventor estadounidense Eli Whitney, quien consiguió en 1798 un contrato del gobierno para producir 10 mil mosquetes hechos con piezas intercambiables.

Ahora ya sabes un poco más sobre las máquinas que ocupan las grandes constructoras como Operadora Cicsa , su función, un poco de historia y su importancia.

 

 

Los puntales según su uso

 

Los puntales de construccion son herramientas de uso vertical, que se emplean para sostener de forma temporal una carga muerta mientras se repara o se crea una estructura construida con Cemento Cruz Azul. Dependiendo del uso, existen muchos tipos, en esta ocasión, te explicamos qué tipos de puntales hay según su uso:

¿Cuántos tipos de puntales hay según su uso?

Bricolaje: existen puntales telescópicos que nos pueden ayudar cuando realicemos tareas domésticas, ya que no soportan grandes cargas. Por ejemplo, a la hora de reparar un mueble grande, para reforzar una estantería o para crear una columna falsa en el interior de un vehículo.

Su uso, junto con otros elementos como las pinzas y sargentos, es muy variado. Las zapatas que tienen en los extremos son antideslizantes y están articuladas, son ligeros y de fácil manejo.

Construcción: para uso profesional existen otro tipo de puntales. Si lo quieres es construir una casa, necesitarás usar unos cuantos. Los puntales de obra se usan junto con las maderas de encofrado, para sostener los techos mientras fragua el hormigón.

Colocar placas de escayola: también de tipo profesional, existen otro tipo de puntales específicos del oficio del escayolista. La diferencia con el puntal de obra es que su uso se complementa con reglas de escayolista.

Son más ligeros que los puntales de obra y vienen con un muelle-resorte para que los cambios sean más rápidos. Esto es debido a que la escayola seca mucho más rápido que el hormigón. Este tipo de puntales de usan cuando construimos un techo de escayola fijo.

Son más ligeros que los puntales de obra y vienen con un muelle-resorte para que los cambios sean más rápidos. Esto es debido a que la escayola seca mucho más rápido que el hormigón. Este tipo de puntales de usan cuando construimos un techo de escayola fijo.

Recuerda que los apoyos, que originalmente actuaban sobre una determinada construcción, pueden alterar sus condiciones originales de estabilidad. Para contener los efectos que podrían causar estos desequilibrios en las estructuras, muchas veces es necesario apelar a los apuntalamientos.

Ten presente que esta tarea no corrige la perturbación, sólo proporciona tiempo para que pueda estudiarse cuidadosamente la mejor forma de restablecer el equilibrio en forma definitiva.

Cualquiera sea la circunstancia que se presente, el apuntalamiento deberá reunir todas las características de una obra resistente, para que pueda reemplazar con suficiencia la parte afectada del edificio, y, una vez reparada la obra lesionada, se desmonte con facilidad.

Con frecuencia, se presentan situaciones de riesgo por una inminente inestabilidad de la construcción. En estos casos, se privilegia la rapidez de ejecución por sobre toda otra consideración. Ello lleva a evitar trabajos que, aun atendiendo a las reglas del arte, puedan causar demoras (abulonamientos, cortes, perforaciones, etc.).

 

 

Importancia de la grúa

 

Las grúas son el tipo de maquinaria fundamental para todas las construcciones de gran envergadura como las de ICA (y no tanto) pues su función se trata de la carga y descarga de materiales y éstas, a su vez, poseen distintas variedades que generalmente depende del uso que se les quiera dar.

La grúa torre, además de la descripción anterior, realiza su correspondiente desplazamiento sobre un carro y cuenta con un soporte giratorio que es generalmente montado sobre la parte superior de una torre vertical. La grúa tiene una base que está unida a la parte inferior de dicha torre.

Uno de los rasgos distintivos de este modelo de grúa, hay que destacar que su concepción siempre tuvo en cuenta el soporte de cargas y descargas realizadas con gran frecuencia, lo mismo se pensó en un tipo de grúa que efectuara muchos traslados entre emplazamientos varios.

De ahí que el lugar donde es más utilizada la grúa torre sean las obras de construcción, también por su capacidad para llegar a grandes alturas.

Por otro lado, como en cualquier construcción, la seguridad es un tema muy importante, por lo que las inspecciones en grúas torre se deben realizar partiendo de una inspección inicial previa a la puesta en servicio de la grúa.

Para las grúas instaladas durante tiempo prolongado, se realizará una inspección extraoridinaria cada dos años desde la puesta en servicio en el caso de las grúas torre.

Las inspecciones en las grúas torre y autodesmontables se deben realizar normalmente en dos fases diferenciadas. Una primera con la grúa desmontada, y una segunda cuando se ha terminado el montaje de la grúa.

En ambas fases se deberá observar si existe alguna anomalía y reflejarlo en el informe oficial.

Entre las partes fundamentales de la grúa se encuentra el gancho, ya que es el que permite el desplazamiento de la carga. Dicho gancho debe tener un dispositivo anexado a él, de lo contrario, la colocación de cables no será tarea fácil.

Su instalación, por lo pronto, es solo temporal. Cabe mencionarse que dentro de las grúas torre hay diferentes tipos:

  • La estacionaria (de base fija)
  • La desplazable (base que cuenta con medios de traslación);
  • Desmontable
  • Autodesplegable (común o monobloc)
  • Trepadora