¿Cómo consumir carne roja?

venta de carnes al por mayor

Venta de carnes al por mayor

La carne roja al igual que muchas otras carnes, la carne roja es una gran fuente de proteína de calidad, pues nuestro organismo necesita de esta sustancia para funcionar de manera óptima. Por otro lado, la venta de carnes al por mayor también puede ser fuente de grasas sobre todo, las saturadas en dado caso de no escoger las alternativas más magras para consumir.

La carne roja contienen nutrientes, energías, potasio, fósforo, hierro en cantidades apreciables, así como diversos tipos de vitaminas. Las carnes rojas proveen colesterol en porciones de entre 80 y 110 mg por cada 100 gramos y poseen, a diferencia de las carnes blancas, una mayor cantidad de purinas que en nuestro cuerpo producen ácido úrico. En exceso, este compuesto puede significar un factor de riesgo y detonante de diversas enfermedades.

Cuando la carne roja se consume con regularidad, sin llegar al exceso, puede ser una buena manera de garantizar el consumo de hierro de calidad. Se absorbe fácilmente y ayuda a prevenir anemias nutricionales, además, ofrece ácido fólico y proteínas que favorecen al aprovechamiento de este mineral.

Otro beneficio que ofrecen las carnes rojas se refiere a la calidad de sus proteínas, así como su contenido de zinc. Los dos factores juntos son determinantes de un buen desarrollo muscular, así que muy contrariamente a lo que muchas personas piensan, la carne roja sí es nutritiva en dosis controladas.

¿Cuáles son los peligros de su consumo exceso?

La carne roja es un alimento noble siempre y cuando se escojan las porciones adecuadas, como las que son más frescas y reducidas en grasas, su consumo excesivo puede causar daños a la salud. El consumo excesivo de la carne roja representa una ingesta excesiva de proteínas, así como una sobrecarga renal, la acidificación del medio interno que ocasione problemas hepáticos, renales y óseos al mismo tiempo.

Para consumir carne roja para cuidar la salud, lo ideal es consumir carne de manera adecuada y no superar las dos raciones diarias. También es preciso hacerlo con una frecuencia de dos a tres veces por semana acompañadas siempre de frutas y verduras, agua y otros alimentos como hábitos saludables.

Es preciso señalar que se puede optar por el consumo de carnes rojas magras que son las más recomendables de animales como la ternera, vaca, cerdo o cordero, siendo los cortes más apropiados el lomo, solomillo, contra, vacío, pierna y paleta.

Ahora, al momento de cocinar, además de escoger el tipo de carne adecuada, es recomendables usar métodos de cocción cuya temperatura sea moderada, ya que la cocción a altas temperaturas puede dar origen al chamuscado o quemado, lo que origina sustancias tóxicas.