Todo sobre el seguro de mercancías

Aerolíneas de carga

El seguro de transporte de mercancías, nace del seguro marítimo, de hecho, es el más antiguo de todos los ramos de seguros, su origen no es otro que los enormes riesgos que conllevaba la navegación marítima.

El límite geográfico de envío o incluso tránsito está delimitado por las aseguradoras en base a circunstancias del país (conflicto bélico o sanción de la ONU) así como por la clasificación según la lista GCWL publicada periódicamente por Exclusive Analysis para el Joint Cargo Committee de Lloyd`s.

El medio de transporte puede ser vía aerolíneas de carga, terrestre o marítima y la combinación de cualquiera de ellas. Por ahondar en este tema, tener en cuenta que en el transporte marítimo existe una limitación en función del buque, en base a la cláusula de clasificación del Instituto de aseguradores de Londres en el momento del comienzo del viaje.

Actualmente hay tres principales modalidades de seguro:

  • Casco, por el que se asegura el medio de transporte (aviones, buques, etc.).

  • La responsabilidad civil en el ámbito marítimo.

  • Las mercancías transportadas.

Centrándonos en éste último, se da cobertura sobre los daños que las mercancías puedan sufrir desde su expedición en el punto de origen hasta su entrega, incluyendo la carga y descarga y su manipulación, los posibles trasbordos de un medio de transporte a otro, etc.

¿Quién puede contratarlo?

Cualquiera de los involucrados en el proceso de transporte debe asegurar los daños de la carga, siendo muy importante no duplicarse el seguro de daños para no incurrir en concurrencia de seguros. En transporte internacional, según la forma del contrato y su Incoterm utilizado, el seguro de la mercancía podrá ir a cargo del comprador o del vendedor.

Una vez asegurada la integridad de la mercancía, debe tenerse en cuenta que todos los involucrados en el proceso de transporte (cargadores, transportista, consignatario…) deben hacer frente a sus responsabilidades y, por tanto, tener debidamente aseguradas las posibles contingencias que les puedan ser imputadas.

Es asegurable cualquier mercancía de lícito comercio, salvo las posibles restricciones que puedan provenir de regulaciones gubernativas sobre determinados productos (sustancias radiactivas o explosivos o material de guerra). Es importante indicar que las mercancías se aseguran en función del riesgo que implican o/y del medio de transporte utilizado.